domingo, 26 de julio de 2015

Teen Beach 2

La Madeja del Gato (playera y musical)
Madeja #308
Por Christopher Vergara

Hace dos años, cuando Disney Channel estrenó Teen Beach Movie fui de sus más acérrimos defensores ante lo que fue una comedia musical genuinamente encantadora que tomó provecho y seriedad de la premisa boba que sostenía para ofrecer una historia divertida, honesta y consciente de sus propios e inocentes límites. Una apuesta honesta y encantadora. 

Sin embargo desde ese momento me mostraba renuente a la probable secuela que dejaba abierta la película, pues me parecía que la credibilidad de la propuesta se perdería. Teen Beach Movie funcionaba porque la historia que contaba (una pareja que se adentra en una película de playa de los años cincuenta) se prestaba para toda la inocencia, simpleza y cándidez del producto. Lo contrario, me parecía que sería un chasco (pues el mundo real no es esa película). 

Sin embargo Disney Channel fue muy inteligente y vaya que logró armar una digna secuela que mantuvo la seriedad e inteligencia del guión (lo cual es bastante difícil de lograr en una película que a todas luces debe ser simple) y me atrevo decir estuvo mejor construida. 

El verano terminó y Brady (Ross Lynch) y Mack (Maia Mitchell) deben volver a la escuela tras su idílico amor de verano sólo para descubrir que en la escuela su relación no es tan funcional (Mack es una nerd neurótica obsesiva de las calificaciones mientras que Brady es igual de relajado y relativamente vago que siempre). Por su parte, Lela (Grace Phipps) se está aburriendo de vivir todos los días su película Amor sin Arenas y extraña a Mack y Brady quienes le cambiaron su percepción sobre la vida. Ello ante los ojos de un confundido (y decidamente no muy brillante) Tanner (Garret Clayton) que no sabe como reaccionar ante los deseos de su amada incondicional. 

Las cosas se ponen en movimiento cuando Mack pierde en el océano el brazalete que Lela le regaló y este vuelve a la playa de Amor Sin Arenas, lo cual anima a Lela a 'cruzar' hacía el otro lado del océano junto con Tanner quienes llegan a nuestro mundo; es entonces cuando inicia una colorida y divertida rutina de 'pez fuera del agua' que sin embargo tiene sus consecuencias, pues al no estar presentes en Amor Sin Arenas, Lela y Tanner están provocando que la película desaparezca. 

Teen Beach 2 tiene dos fortalezas, una es lo bien construido que está su argumento y otra es el mensaje que termina estableciendo. Sobre lo primero es realmente positivo que la película tarde cuarenta minutos en presentar el 'viaje a nuestro mundo' pues realmente logra construir con mucha soltura el conflicto dramático entre Mack y Brady que ponen a prueba su amor. Realmente está bien construido y se va resolviendo de manera bastante adecuada. 

Una vez que ocurre el viaje de Lela y Tanner la película toma otro tono mucho más inocente y bobo lo cual es bastante simpático pues Lela y Tanner vienen a vivir a nuestro mundo tal como ellos conocen el suyo lo cual incluye canciones, bobadas, canciones, mucha energía y optimismo y más canciones. Todo este segundo acto de Lela y Tanner es realmente delicioso. 

Quizá el mayor problema de la cinta es que todo el crecimiento de Mack y Brady en su relación queda invalidado al final. Ello en afán de establecer el mensaje de la cinta. Al final, Lela se muestra renuente a regresar a la película pues está harta de vivir bajo los cánones de la década de los cincuenta, Mack (quien a estas alturas ya es su ídolo) le dice que ella siempre será la dueña de su destino esté donde esté; ello hace que Lela regrese a su película y cambie toda la película. 

Ello tiene un efecto mariposa en nuestro mundo pues provoca que Brady y Mack nunca se hubieran conocido y enamorado del otro. Si, así como se lee, el final de Teen Beach 2 INVALIDA  tanto la primer película como casi toda la segunda. La única manera en que la cinta remedia el asunto es haciendo que Mack y Brady se vuelvan a conocer y empiecen a enamorar (sugiriendo que Brady y Mack están destinados a ser (meant to be) pareja). 

Por un lado es realmente positivo el mensaje que manda la película pues de alguna forma habla de como la dinámica social cambia y modifica los patrones de conducta, en este caso de manera positiva. Es decir, la película da a entender que el modelo social existente en los cincuenta no era del todo progresivo y era muy estereotipico para hombres y mujeres (los primeros debían ser los galanes machos que todo lo pueden y las segundas las damiselas en peligro esperando su hombre). 

Lo que Mack (una joven del siglo XXI) le enseña a Lela (una joven de mediados del siglo XX) es que ella puede empoderarse y cambiar la historia. En muchos sentidos Disney le está diciendo a su público (y me atrevo a decir que a la parte no tan progresista de su pasado) que esos estereotipos probablemente estaban bien en su época, pero que actualmente están rebasados y PUEDEN cambiar por roles sociales más flexibles y proactivos. En palabras llanas, que aunque seas Lela, la tonta chica de playa, no quiere decir que no puedas tomar una postura más activa con tu vida, tus relaciones y tu futuro. Una suerte de 'el pasado es bonito, pero no siempre debe ser así'. 

Teen Beach 2 defiende y establece un pensamiento sumamente progresivo para su audiencia. Tu pasado, tus circunstancias, tu sistema no te define, tu tienes siempre el poder de buscar cambiarlo. ¿Enserio ese es el mensaje que encierra una aparentemente tonta comedia musical? Si. Un aplauso a Dan Berendsen y Robert Horn quienes desarrollaron la historia y Matt y Billy Eddy quienes escribieron el guión. 

Como dije, la parte negativa es que termina invalidando los eventos de ambas películas, lo cual quizá es ciertamente triste pues el arco dramático que nos hizo enamorarnos de esos personajes no existe. No se si aliene a los fans de la cinta pero cuando menos me queda claro que dejó a muchos fanáticos de su audiencia con cara de WHAT?. 

Además de ello la cinta presenta un impecable trabajo de dirección. Jeffrey Hornaday sin duda sabe sacar lo mejor de estos muchachos y Ross Lynch y Maia Mitchell cumplen con solturas papeles y reflejan bonita química en pantalla. Grace Phipps vive con soltura este viaje emocional que narre y Garret Clayton (junto con John DeLuca como Butchy, Chrissie Fit como CheeChee, Jordan Fisher como Seacat y el resto del elenco de Amor Sin Arenas) son la bomba cómica que mantiene la comedia de la cinta. 

Finalmente cabe resaltar la satisfactoria producción musical que la cinta presenta. Gotta Be Me sin duda es el mejor número de la cinta pero el bobo y alocado Twist Your Frown Upside Down es realmente delirante y genial. La reinterpretación de Falling For Ya que hacen Fit y Fisher a manera de pelea es muy graciosa mientras que That's How We Do es un muy divertido número de cierre. Ross Lynch por otra parte demuestra su solidez y encanto vocal en la balada de empoderamiento On My Own. 

Es así que Teen Beach 2 es una sólida y divertida adición al canón de películas de Disney Channel que mantiene la genuinidad y sencillez de la original con un subtexto bastante rico e interesante. 

Y en la próxima madeja: Daredevil de Netflix.

No hay comentarios:

Publicar un comentario